Beit Jana - 10 tips para preparar Shabat manteniendo distancia social
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Artículos / Torá y Jasidut
 
 
 
10 tips para preparar Shabat manteniendo distancia social
 
 
 
 
 
 
¿El coronavirus te tiene atrapado en casa para Shabat, aislado de tu sinagoga y grupo social? ¿No estás seguro de cómo celebrar solo? Aquí hay 10 consejos para hacer que este Shabat sea lo más placentero y rejuvenecedor posible:

 

  1. Prepará Shabat
 

«Cualquiera que se esfuerce por prepararse en la víspera de Shabat comerá en Shabat», dicen los sabios de la Mishná. ¿Atrapado en casa el viernes? Suponiendo que tenes acceso a los comestibles, aprovechá el tiempo para hacer tu propia jalá, herví una olla humeante de deliciosa sopa de pollo («penicilina judía»), prepará pescado, ensalada, pollo, kugel (tortilla) y, por supuesto, algo abundante para disfrutar en el almuerzo de Shabat.

 

Tenemos todas las mejores recetas esperándote en nuestra web www.jabad.org.ar.

 

 no pondría, no quiero comprometer a nadie.

 

  1. Tené a mano jabón líquido y toallas de papel cortadas
 

Asegurate de tener un suministro de jabón líquido en casa, ya que el jabón en barra puede ser problemático en Shabat.

 

Como no cortamos las toallas de papel en Shabat y por el momento no se usan toallas de mano, prepará una pila de toallas de papel precortadas cerca del baño y los fregaderos de la cocina para un lavado fácil y sanitario.

 

El desinfectante para manos a base de alcohol está perfectamente bien para el uso de Shabat.

 

  1. Conseguí un buen vino de kidush
 

Así que estás atrapado en casa, pero Shabat sigue siendo un momento de deleite.

 

Tené a mano un vino kosher (o jugo de uva) tanto para Kidush como durante toda la comida (siempre bebiéndolo con moderación, por supuesto).

 

Después de hacer kidush, no hay necesidad de pasar la copa de vino para que todos tomen un sorbo o se viertan en las copas de los demás. En cambio, dejá que todos tengan su propio vaso de vino o jugo de uva frente a ellos mientras una persona hace kidush para todos. De alguna manera, eso es aún mejor, porque entonces las personas pueden beber tan pronto como se diga el kidush, sin demora.

 

Por muy alegres que puedan ser las cosas, tené cuidado de no chocar esos vasos cuando hagas un lejaim.

 

  1. Imprimí un buen material de lectura
 

¿Buscás algo estimulante y atractivo para leer mientras estás acurrucado en casa? Antes de Shabat, ingresá a nuestra web e imprimí los artículos e historias que publicamos esta semana. Puede ser la Enseñanza Semanal completa que se encuentra en la barra de contenido del costado, en color naranja o alguna noticia del menú de inicio. Hay algo para todos, y probablemente más que algunas cosas para ayudarte durante la larga tarde.

 

  1. Hacé un horario por adelantado
 

Con tantas horas de aislamiento, es fácil sentir que estás en una rueda de hámster sin fin. Así que planificá con anticipación. Decidí a qué hora rezarás, cuándo comerás, cuándo estudiarás Torá, tomarás tu siesta de Shabat, etc., para que el día no parezca extenderse para siempre.

 

  1. Hacé llamadas telefónicas previas al Shabat
 

¿Sentís que necesitas un buen impulso de interacción social antes de pasar a 25 horas de aislamiento? Llamá a amigos y familiares antes de Shabat para desearles un Shabat pacífico y curativo. Deciles que estarás pensando en ellos y pediles que piensen en vos también.

 

Llená tu tanque social al máximo y usá ese combustible para impulsarte hasta la Havdalá.

 

  1. Orá un poco más al encender tus velas
 

Las velas de Shabat deben encenderse en todos los hogares judíos antes de Shabat. Este es el caso incluso si no hay una mujer presente. ¿Estás aislado en una casa solo de hombres? Asegurate de que vos u otro de los hombres encienda velas.

 

Antes de encender, da algo de tzedaká. Hoy, eso es muy fácil de hacer en línea. La caridad, según nuestra tradición, proporciona un escudo de inmunidad a tu alrededor en momentos como estos. Y el tiempo inmediatamente antes de encender velas es un momento especialmente propicio para crear ese escudo.

 

Después de haber encendido las velas y haber dicho la bendición, pedile a Di-s todas tus necesidades. Usá este tiempo para rezar por la curación y la felicidad del mundo.

 

  1. Hacé de tu hogar una mini sinagoga
 

Aunque no puedas asistir a la sinagoga, no hay razón para no orar solo.

 

Con la excepción de Kadish, la repetición de la Amidá y la lectura de la Torá, podés rezar en cualquier parte del mundo, incluido tu hogar.

 

Así que asegurate de tener un Sidur a mano y un lugar reservado para servir como tu shul ad hoc. Si estás con otros, recen juntos. Aunque no hagan un minian, pueden decir las palabras y cantar las canciones juntos.

 

Hacé los rezos en función de los horarios de tu congregación local. De esta manera, en realidad estarás rezando en junto a ellos, a pesar de que no pueden verse.

 

  1. Ejercitá tus músculos de positividad
 

Los expertos médicos y los maestros jasídicos están de acuerdo en que mantenerse positivo y lleno de fe puede ayudarte a mantener tu buena salud, mantener tu sistema inmunológico e incluso recuperarse más rápidamente de la enfermedad.

 

Mejorar nuestra felicidad es un arte que podemos aprender y perfeccionar con práctica y paciencia.

 

¿No estás seguro por dónde empezar? Aquí hay dos pasos simples:

 

Decite a vos mismo: todo está en manos de Di-s; Él me ama, y ??voy a estar bien.

Ahora sonreí.

Repetí esto tantas veces como sea necesario.

 

  1. Cantá canciones de shabat
 

¿Te volvés loco en silencio? Cantá canciones de Shabat.

 

Existe una larga tradición de cantar zemirot (himnos) en la mesa de Shabat, y no hay razón para dejar de cantar sólo porque la multitud es un poco más pequeña de lo habitual. Por el contrario, llená el espacio con cantos más fuertes, cantos alegres y más felicidad que nunca. ¡Es lo mejor que podes hacer por tu sistema inmunológico!

 
 

 
 
Ecuador 780 | Capital Federal
Tel: 4962-3433 ó 4961-4071/2/3
E-mail: recepcion@beitjana.org
 
 
 
· Novedades
· Lo que pasó
· Institucional
· Artículos
· Cocina
· Blogs
 
 
 
 
 
· Jabad Lubavitch Argentina
· Jabad TV
· Esencia Magazine