Beit Jana - 9 maneras de mantenerte estable con los niños en casa
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Artículos / Vida saludable
 
 
 
9 maneras de mantenerte estable con los niños en casa
 
 
 
 
 
 
Han habido tweets, memes y preguntas, así como unos pocos gritos de desesperación de los padres por estar recluidos con sus hijos durante esta pandemia. Tiempo de calidad y tiempo de cantidad finalmente se han vuelto iguales en una casa de familia; sin embargo, muchos padres que no están acostumbrados a tener tanto a sus hijos, están llegando al final de su relación.

Aquí te dejamos 9 formas de navegar el camino de la paternidad en el encierro. 

 

Se feliz. El Rey David describe la transformación de la esposa estéril en una feliz madre de niños. Cuando Isaac nació de Sarah y Abraham, “Sarah dijo: Di-s me ha hecho reír; el que escucha se reirá por mi”. Con el nacimiento del primer niño judío, vino la risa. Isaac viene de la raíz de la palabra «risa». Los niños son una alegría. (¡Sí, realmente lo son!) “La herencia de Di-s son los niños; la recompensa es el fruto del útero «. La risa y la alegría son la forma en que ambos merecemos hijos y mostramos gratitud por ellos. Pero, sobre todo, son la mejor manera de criarlos.

 

No podés contra ellos, unite. Redescubrí a tu niño interior y jugá. Se Flexible. Resistir no va a ayudar en esta situación particular. Hagan un rompecabezas, gateen, jueguen a las escondidas, pintate los dedos. Sarah murió a los 127 años. «La vida de Sarah fue de cien años, veinte años y siete años, los años de la vida de Sarah» . Según el Midrash, los años de su vida se registran de esta manera porque mantuvo la belleza y la inocencia de su juventud incluso en su edad avanzada. El hecho de que seamos mayores no significa que no podamos mantener nuestra juventud más inocente y recurrir a ella cuando sea necesario. Como ahora.

 

Mantené la perspectiva. Hay una historia jasídica sobre un hombre que fue a quejarse a su Rebe sobre lo amontonada que estaba su casa. Vivía en una casa pequeña con su esposa y muchos hijos, y simplemente no había espacio. El Rebe le dijo por turnos que tomara su cabra, su vaca, su caballo y sus gallinas. Cada vez, el hombre regresaba a su Rebe más angustiado, hasta que finalmente el Rebe le dijo que retirara a todos los animales de su alojamiento. Luego, regresó a él rebosando de gratitud ya que ahora tenía mucho más espacio. Si necesita espacio adicional, es posible que desee reorganizar sus muebles y mover algunos de ellos contra la pared para que haya más espacio para navegar y jugar (y así no empiece a escalar la pared).

 

Establezca límites para el tiempo «yo». El Templo Sagrado tenía muchas áreas designadas y permitían la entrada a grupos específicos de personas: los hombres, las mujeres, los levitas, los Kohanim y el Sumo Sacerdote, que era el único que podía ingresar al Lugar Santísimo y solo en Iom Kipur.  Nuestras casas son como nuestros propios templos personales. Debería haber momentos y lugares donde solo se te permite ir. Asegurate de que tus hijos estén seguros, luego andá a tu baño y tomá un baño largo. Dormí  una siesta en tu habitación o llamá a un amigo, y decile a tus hijos que no deben molestarte. Se te permite un tiempo de rejuvenecimiento privado. Vos solo podés cuidar a los demás si también estás saludable, física, emocional y espiritualmente.

 

Canalice la energía de sus hijos. Creeme, esto es más difícil para los niños que para vos. Los niños necesitan correr, jugar y aprender con sus compañeros. Encontrá una manera de gastar tu energía acumulada de una manera constructiva. Enseñales a hacer algo que requiera concentración y agudeza física: jardinería, costura, hornear, pintar. Participá en una clase de ejercicio con ellos en el living o realizá caminatas diarias, si es que en tu ciudad ya se puede.

 

Haga que los niños ayuden con los quehaceres. Antes del siglo XX, los niños eran aprendices a una edad muy temprana para aprender un oficio. Dale a tus hijos tareas apropiadas para su edad para que te ayuden. Prepará una tabla con las tareas y dejá que cada niño complete sus contribuciones y expectativas semanales. Ayudalos a organizar y mantener sus habitaciones ordenadas. El rabino Menachem Mendel de Kotzk dijo: «No quiero seguidores que sean justos, más bien quiero seguidores que estén demasiado ocupados haciendo el bien que no tendrán tiempo para hacer el mal». Mantené a tus hijos ocupados haciendo algo productivo y no tendrán tiempo ni energía para volverte loco.

 

Crea una hora de cuentos en tu hogar. Descargá historias para leer a tus hijos con puntos adicionales si la historia tiene lecciones positivas para ellos. En el sitio web encontrarás muchas historias jasídicas. Son entretenidas, tienen el interés de un niño y son excelentes herramientas de enseñanza. Imprimí una, sentate en la alfombra con tus hijos a su alrededor y leeles. Podés comenzar con el del hombre que acudió a su Rebe para quejarse de que no había espacio en la casa. Los niños mayores pueden tener este tiempo para relajarse y leer solos.

 

Se agradecido. Recordá por lo que te estés quejando, otras personas están orando. Sus hijos están sanos y en casa. Ofrecé una oración de gratitud, junto con su oración para que Di-s te dé fuerzas para hacer frente. Pase lo que pase, si a.) Tenés hijos y b.) Están lo suficientemente bien como para estar en casa, entonces c.) Es bendecido. Cualquier momento es un buen momento para rezar y agradecer la bendición de los niños. Dejá que tus hijos te vean orar y establecé un horario para la oración familiar cuando cada niño pueda concentrarse en algo por lo que deben estar agradecidos.

 

Finalmente, reordená tus prioridades y cambiá tus expectativas. Nuestra prioridad número uno en este momento (pero realmente siempre) es mantenernos seguros y saludables, y mantener a nuestros seres queridos seguros y saludables también. Todo lo demás es salsa, incluida la salsa. Mantené tu lista de «Tareas pendientes» en el lado corto y básico, y disfrutá de este tiempo extra que pasás con tus maravillosos hijos. Antes de que te des cuenta, la vida volverá a su ritmo agitado, y en realidad te perderás este tiempo especial juntos. (¡Sí, en serio!) Pasar el día con todos intactos debería ser lo máximo a lo que aspiras. Y sabes qué, eso sigue siendo un logro bastante grande.

 

¿Tenés  algún consejo para compartir sobre cómo te estás enfrentando a la cuarentena? ¿Qué estás haciendo con tus hijos para crear un ambiente feliz y sano?

Por Rosally Saltsman

 
 

 
 
Ecuador 780 | Capital Federal
Tel: 4962-3433 ó 4961-4071/2/3
E-mail: recepcion@beitjana.org
 
 
 
· Novedades
· Lo que pasó
· Institucional
· Artículos
· Cocina
· Blogs
 
 
 
 
 
· Jabad Lubavitch Argentina
· Jabad TV
· Esencia Magazine